Protagonistas – Fotos

Tio-de-Rafa

Baltasar Garzón

Baltasar GarzonMagistrado-juez y presidente de la fundación internacional FIBGAR. Fue apartado de la carrera judicial por haber aceptado las querellas de víctimas y asociaciones de memoria y poner en marcha la primera investigación sobre los crímenes del franquismo. “En el año 2008, cuando admití a trámite las querellas y dicté el auto de imputación de 16 de octubre de 2008, la reacción fue tremenda, parecía que estuviéramos en el 36. Hicieron todo lo posible para reventar la investigación y lo consiguieron. Me suspendieron y la sentencia que me absolvió fue una condena en la práctica. Finalmente, la resolución del Tribunal Supremo de marzo de 2012 venía a decir: “lo sentimos, judicialmente la causa delas víctimas está cerrada y jamás se va a hacer nada”.

Francisco Moreno Gómez

Francisco MorenoEste historiador cordobés ha dedicado su vida a la investigación de los crímenes del franquismo, primero en Córdoba y después en toda España. Su trabajo, que inició en el año 78, ha permitido certificar que los franquistas asesinaron a más de 12.000 personas en la provincia de Córdoba. Francisco Moreno Gómez sacó a la luz centenares de asesinatos extrajudiciales que se produjeron en la ciudad de Córdoba y en su provincia y que fueron ocultados deliberadamente por los franquistas. Los dos cementerios de la ciudad albergan al menos 4.000 personas ejecutadas por los franquistas que todavía siguen enterradas en dos fosas comunes.

Maria Servini

Maria ServiniLa jueza argentina instruye las querellas que las víctimas del franquismo han presentado en Argentina ante la negativa de la justicia española a investigar y dar amparo jurídico a sus demandas. Con su investigación la jueza Servini ha dejado en evidencia las resoluciones del Tribunal Supremo español, que dieron carpetazo a las aspiraciones de justicia de las víctimas. Servini sustenta el proceso abierto por los crímenes del franquismo en las resoluciones de la ONU, la legislación internacional y el derecho humanitario. “Son crímenes de lesa humanidad, porque en ellos ha intervenido el Estado. Aquí en España he comprobado que hay miedo, un miedo que se mantiene todavía. Es muy triste”.

Arcángel Bedmar

Arcangel BedmarEste historiador ha centrado sus investigaciones en la campiña cordobesa. Ha publicado numerosos libros sobre la guerra y la represión franquista en las localidades de Lucena, Montilla, Fernán Núñez, Rute y Baena, y ha realizado investigaciones sobre estas temáticas en los pueblos de Montemayor, Nueva Carteya e Iznájar. “Las cifras del franquismo son escandalosas. En el año 40 había todavía más de 270.000 presos en las cárceles franquistas. Más de 300.000 personas fueron sometidas a la ley de responsabili-dades políticas; de ellos más de 6.000 en Córdoba. En el año 43 todavía quedaban en manos de las escuelas religiosas más de 10.500 niños que habían salido de las cárceles, a cuyas madres les había quitado la patria potestad. Todavía hoy se desconoce lo que pasó con aquellos niños”.

Rosario Moreno

Rosario Moreno GFue la última persona que vio a su padre con vida. Era una niña y esa imagen le ha acompañado toda la vida. Su padre se presentó ante las autoridades franquistas acabada la guerra, se había creído la propaganda franquista, que prometía que no habr-ía represalias para aquellos que no tuvieran delitos de sangre. Al igual que el padre de Rosario, miles de personas fueron asesinadas en la postguerra. La familia fue despojada todos sus bienes. La casa familiar se convirtió en el cuartel de la guardia civil.

José López Gavilán

José López GavilánFue testigo de cómo se llevaban a su padre, que fue asesinado por no haber apoyado el golpe militar. José tenía nueve años y su hermana siete. Los cinco kilómetros que recorrieron detrás de su padre cuando le llevaban detenido y atado camino de la muerte quedaron grabados para siempre en su memoria. Como a tantas víctimas, les arrebataron de todos sus bienes y los dejaron en la miseria.

Carmen Gracia Cosano

Carmen G CosanoTenía siete años cuando su padre fue asesinado. Era socialista y dirigente del sindicato de panaderos de UGT. Después de él fusilaron a todos los afiliados de Córdoba. El terror desatado por los franquistas en la ciudad hizo que todos los amigos de la familia les abandonaran por miedo. “Nadie nos hablaba, ni nos saludaba”.

Antonio Deza Romero

Antonio Deza RNo supo las circunstancias de la muerte de su padre hasta comienzos de este siglo. Su familia le ocultó la tragedia. Su vida estuvo marcada por el trabajo infantil, el hambre y la pobreza. Poco a poco ha podido conocer que asesinaron a nueve personas de su familia. Ahora ha tomado conciencia de que también él ha sido una víctima, como tantos miles y miles de niños, hijos de los desaparecidos y asesinados por los fran-quistas.

Francisco Sánchez Deza

Francisco Sanchez DSe llevaron a su padre cuando le tenía a él en brazos. Perdió a su madre y a casi toda su familia. Como muchos niños de los vencidos, se quedó solo y tuvo que trabajar desde los ocho años para sobrevivir. Se reencontró con su primo Antonio en los años setenta.

 

Anselma Guillermina Gómez Angulo

Anselma G Gomez AnguloNunca ha dejado de buscar los restos de sus padre. Llegó hasta el Parlamento Europeo pidiendo el amparo que le negaban en España para localizar los restos de su padre, que se encuentra en una de las fosas comunes de la ciudad de Córdoba.

Remedios Gómez

Remedios Gomez MSu padre tenía 42 años y su hermano 17 cuando se los llevaron. Eran músicos y tenían tierras de labor. La madre y los cinco hermanos tuvieron que huir a pie a Jaén. Cuando volvieron a Santa Cruz, su casa estaba ocupada por un falangista. En el pueblo, su madre fue represaliada y humillada, como la mayoría de las viudas. Emigraron a Córdoba porque no les daban trabajo. Siendo una niña, Remedios tuvo que cuidar cerdos para comer.

Miguel y Ernesto Caballero

Ernesto_CaballeroSu padre fue alcalde de Villanueva de Córdoba y al acabar la guerra tuvo que huir a la sierra para que no lo mataran. Ocho años después del final de la guerra, en el año 47, lo asesinaron. Ernesto ha vivido siempre con la imagen de su padre expuesto en la plaza de pueblo con una soga al cuello. Su madre fue rapada y maltratada, le dieron aceite de ricino y la encarcelaron durante un año. A la familia nunca la dejaron en paz; detenían a su madre arbitrariamente, entonces los cinco hermanos se quedaban solos, sin recursos y tenían que trabajar para sobrevivir. Ernesto se convirtió desde muy joven en dirigente comunista en la clandestinidad.

Rafael Espino

Rafael_EspinoDescubrió que tenía siete familiares asesinados en el curso de sus investigaciones. Creció en Aguilar de la Frontera sin saber la tragedia que sufrió su familia, ignorante de los crímenes que los franquistas habían cometido en el pueblo. En el 2006 creó AREMEHISA con otros familiares de víctimas. EN 2010 exhumaron las primeras fosas clandestinas. Iniciaron sus investigaciones a partir de los libros de Francisco Moreno Gómez, y a día de hoy han identificado más de 200 personas asesinadas en los primeros meses del golpe militar.

Carmen Martínez Haza

Carmen Martinez HSe llevaron a su abuelo y abuela acusados de ser enemigos de dios. Todavía hoy siguen desaparecidos, sin partida de defunción, ni documento alguno sobre su paradero. Además su padre fue castigado y enviado a un batallón de trabajadores en África durante cinco años. Desde entonces el miedo nunca le abandonó.

Remedios Moreno

Remedios_MorenoSu padre era aviador de la república. Fue despojado de todo y encarcelado. Nunca se recuperó del todo. La familia vivió siempre con el miedo y escondiendo su destino.

José Rojas

Asesinaron al abuelo cuando todavía su padre era un niño. Después con 16 años los mandaron a un campo de trabajo esclavo en Lérida, donde estuvieron casi diez años sin derechos de ningún tipo. Nunca se recuperaron. Volvieron enfermos y las pesadillas y el miedo fueron su compañía para siempre.

Práxedes Pérez Vargas

Desde niño, su padre tuvo que trabajar para los falangistas que le habían robado todo como castigo por ser republicano. Hasta los años sesenta no supieron el destino del abuelo que murió en un campo de concentración nazi después de huir para que no le mataran.

Rocío y Florentina Rodríguez Borrego

Rocio R BorregoLa abuela fue torturada y asesinada en Jauja. Sus restos siguen en paradero desconocido a día de hoy. Los hermanos de su abuela estuvieron en un campo de concentración y uno de ellos fue topo (vivió escondido en su casa en una cochinera) toda la dictadura hasta casi la muerte de Franco .

Antonio y Manuel Cabello Paniagua

Hijos de un concejal socialista de Aguilar que a día de hoy sigue desaparecido. Crecieron señalados, marcados como rojos y sin derechos. El miedo hizo que su madre no los llevara a la escuela porque estaba convencida que al padre lo mataron porque sabía demasiado.

Rafael Tubino

Su abuelo fue periodista y era director de una de las fábricas más modernas de Aguilar. En la empresa se respetaban los derechos de los trabajadores y, al parecer ese fue uno de los motivos para que lo fueran a buscar y lo mataran.

Josefa Patiño

Josefa PatiñoSu vida inspiró la novela de Dulce Chacón “La Voz dormida”.

 
 
 

Carmeli Tamajón

Carmeli_TamajonSe llevaron a su hermana y horas más tarde había sido asesinadas en el cementerio de la Salud en Córdoba. Su padres no tuvieron derecho ni a pedir explicaciones.

Luis Naranjo

Presidente del Foro por la Memoria de Córdoba y ex director general de la Memoria de la Junta de Andalucía. Fue el impulsor de la Ley de Memoria Democrática, que ahora está en el parlamento andaluz pendiente de aprobación.

Antonio Manuel Rodríguez

Su abuelo fue dirigente anarquista. Le condenaron a muerte, pero su abuela sobornó al juez y consiguió su libertad. El precio fue muy alto: su muerte civil, una vida sin derechos, siempre vigilado, amenazado y bajo sospecha, obligado a renunciar a sus ideas y principios. Para salir de la cárcel fue obligado a casarse por la iglesia a punta de pistola y tuvo que cambiar los nombres de sus hijos por otros del santoral.

Manuel Muñoz Deza

Manuel_Muñoz_DezaPrimo de Antonio y Francisco. La familia Deza fue diezmada por la represión franquista, nueve de sus miembros fueron asesinados.

 
 

Francisco Merino

Francisco_MerinoSu padre fue asesinado por los franquistas en Castro del Río y su madre fue represaliada y multada por negarse a firmar un documento que decía que su marido había fallecido de muerte natural.

José María Navarro León

Como a tantos niños, la familia les escondió los detalles de la tragedia familiar. El silencio era obligado para los hijos de los asesinados en localidades como Aguilar de la Frontera.

Manuela Aguilar

Fue testigo de los primeros asesinatos cometidos en Aguilar de la Frontera nada más triunfar el golpe de estado. Tuvo que esconderse con solo 16 años. El miedo fue la causa de que mantuviera el secreto de las fosas clandestinas del cementerio de la Aguilar de la Frontera durante más setenta años.

José Manuel Guijo

Jose_Manuel_GuijoAntropólogo responsable de la exhumación de las fosas clandestinas que se descubrieron en Aguilar de la Frontera. Ha participado en numerosas exhumaciones en otros lugares.

 

Virginia Barea Pareja

Virginia_Barea_ParejaArqueóloga. Participó en las exhumaciones de las fosas de Aguilar de la Frontera en 2010.

 
 

También…

Carmen Yuste
Carmen y Francisco Jiménez Jiménez
Carmen Prada
Ana Claro
Rafael Martínez Ruiz
Miguel Caballero

No se admiten más comentarios